Portada –› Voces
Enviar por Email  | Versión para imprimir  |  |  

A LA PALABRA...

 

CURRÍCULUM PRIVADO DE BLAKE MORA

 

Miguel Rojas Salazar

A mediados de 1996 entonces con la edad promedio encima y respetable más por temor a su cargo que por capacidad en él, afuera del Bar equis de 340 que en Tijuana existen, varios jóvenes  amenazaban en su umbral: ¡A mí me la Pepe Blake! ¡a mí me la Pepe Blake!

Eran amigos de José Francisco Blake Mora, protestando porque literalmente los echaban del bar, esa arenga perduró el tiempo que Blake Mora fue jefe de alcoholes del municipio de Tijuana.

Esa misma noche, los jóvenes en mención,  la mayoría de ellos del barrio de La Mesa, vecinos del jefe del departamento de alcoholes eran apercibidos que salieran del lugar por encontrarse en estado inconveniente y adeudando los últimos tragos.

Lejos de ser arrestados,  fueron perdonados y mas allá de cualesquier molestia en contra, esperaron que llegara el joven Pepe Blake a salvarles el honor de haberlo vitoreado, su presencia como por arte de  magia, cambió el escenario hostil por la exagerada amabilidad, el adeudo por bebida libre y del mejor gusto, amén de que se clausuró el bar pero solo para privatizarlo a quienes rodeaban a José Blake Mora.

En ese segmento de su existencia Blake Mora, era jefe de una pandilla porril y novio de Desiree Acha Cuadra, la misma que es sobrina de Emmanuel Acha quienes escenificaron varios cuadros de celos a la luz de la vía pública y privada.

Sobre la calle Los alisos a una cuadra de donde vivía Blake Mora, existía una tiendita de la Sra. Aurora hoy extinta y quien era conocida en el sector por vender cerveza las 24 horas, sin tener permiso municipal, su padrino; Blake Mora, padrino obligado pues le cobraba cuotas semanales y en su caso, six de cervezas enviando a sus amigos por ellos.

En esa época el ex presidente de la Juventud y Deporte en Tijuana señaló a Blake Mora como uno de los promotores del PAN para erigir el CREA a base de “dinero sucio” proveniente de los congales de Tijuana que fueron explotados para ese proyecto y en campañas de panistas, con uno o dos excepciones a la regla de corrupción de Blake Mora.

Entre esa época, sus avatares  juveniles y azarosa vida le llegó el primer premio; ocupar la regiduría en el H. Ayuntamiento, de ahí le siguió la época del cambio social y político: primero fue diputado federal, después local y se encuentra justamente en ese inter de su curriculum con Calderón Hinojosa su compañero de bancada en San Lázaro en la LVIII Legislatura (2000-2003).

Justamente entre su meteórica carrera política desde 1995 como regidor 3 años después como diputado federal seguido de diputado local, no coincide con su presencia en las aulas de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), ¿cómo estudiaba y cumplía viajes y presentaciones en recintos legislativos en San Lázaro y Mexicali?

No existe el don de la ubicuidad eso queda claro, lo que sí es palpable es que “alguien” lo registró y le llevo a su fin su carrera como abogado solo administrativamente cumplida.

A este respecto en dos días consecutivos después de su nombramiento el Lic. Manuel Suarez Soto en su programa radial La Tremenda que transmite el canal local 27, preguntó al auditorio y convocó a amigos de carrera de Blake Mora en la UABC o conocidos de la generación de Blake Mora, sin que nadie conozca cómo estudió y cumplió su ininterrumpido ejercicio de 1990 en que se afilió al PAN al 2010 que lo nombra Felipe Calderón Hinojosa secretario de Estado.

Otro contexto desconocido en el C.V. público de José  Francisco Blake Mora es cuando en septiembre de 2008, como secretario de gobierno del panista José Guadalupe Millán, dirigió a la fuerza publica y despliegue policial total al interior del penal de La mesa, donde se había originado un amotinamiento.

Ordenó maquillar la escena de un genocidio primero aportando cifras inferiores al número de muertos como saldo sangriento. De más de un ciento de cadáveres que fueron extraídos de las mazmorras donde murieron baleados por fuego de helicópteros sobrevolando el penal y de policías con órdenes de disparar a todo lo que se moviera, así como a los incendios de los propios procesados, el reporte oficial  anunciaba menos de una veintena de muertos.

Recolectores de basura habrían ingresado al penal para ocultar fiambres y restos humanos encubiertos en basura, escombros y cenizas del evento que al decir de testigos de los hechos, en cada celda se contaban hasta 20 muertos y en suma unos 160 convictos habrían sido asesinados.

Ese episodio se archivó, su expediente tergiversado oficialmente mantuvo medio año después las protestas hasta que fue removido de su cargo el entonces presidente de Derechos Humanos que le daba puntual seguimiento al genocidio del siglo XXI.

No es ominoso y deleznable admitir que en la realidad el poder político supera la ficción para establecer curriculums como el del hoy Secretario de Gobernación que se ligaba como candidato a la Procuraduría General de la Republica?

¿O es el efecto de desesperación del presidencialismo aunado a la crisis personal que endosa al partido para rescatar lo perdido?

La crisis del PAN tiene por nombre El Dictador

La entrada del PAN a Los Pinos fue precisamente en Baja California, cuando en 1998 Ernesto Ruffo Appel, se convierte en primigenio gobernante de oposición históricamente en México. Desde entonces mantenía una hegemonía en el recinto legislativo de Mexicali, hoy el PRI se los arrebató y dejó “huérfano” el gobierno de José Guadalupe Osuna Millán.

Tras la derrota del delfín presidencial como candidato a la alcaldía de Tijuana, Carlos Torres Torres, precisamente por voto de castigo y auto traición panista, el referente obligado a analizar el castigo electoral del 2010 en B.C. es justamente Blake Mora, quien dividió al partido azul imponiendo a Carlos Torres Torres, por encima de la vanguardia y antigüedad de Panistas ofendidos por esa acción.

Blake Mora, se convirtió en cerebro de logística y campaña de Torres Torres, el voto de castigo más el de traición mereció su derrota. Hoy se busca posicionarlo como sucesor de Guadalupe Osuna Millán que se tambalea junto al PAN rumbo a la sucesión del gobierno de B.C. plaza que genera ingresos fuertes y otros capitales no tan transparentes, amén de compromisos contraídos con el vecino que hay que cumplir.

El acuse de recibo es la crisis política del panismo, el unilateralismo y la concepción dictatorial que se han inclinado más a crear enemigos que  merecerlos.   


20/07/2010

Ver mas columnas del autor

 
Comparta esta nota:     Del.icio.us del.icio.us    Fresqui Fresqui    Menéame menéame    Technorati Technorati