Portada –› Voces
Enviar por Email  | Versión para imprimir  |  |  
Surrealismo mexicano

Se me reventó el barzón, y sigue la yunta andando

Luis Manuel García

Muchas dudas surgen ante el aviso de que el gobernador González Canto pretende endeudar al estado (o sea, a usted y su familia) para paliar un poco la crisis que afecta a Quintana Roo. Y aquí habría que aclarar que la crisis de la que hablamos es la crisis económica, no es la grave problemática de inseguridad, tampoco es la crisis de corrupción en las instituciones estatales y locales, hablando de Benito Juárez.

Lo que generalmente no nos informan es con quién se contrae la deuda, bajo que condiciones se adquiere. Por cuantas generaciones se estará pagando y demás “detallitos”. Pues hablamos de 1, 200 millones de pesos. Que serian mas de 23 millones de salarios mínimos.

Para cualquier político esta cantidad puede sonar a unas cuantas campañas proselitistas, pagando radio, televisión y medios escritos. Pero para una persona que depende de un salario mínimo para dar de comer a su familia, pagar luz, agua, renta de su casa, y una lista de etcéteras es algo fuera de lo imaginable.

Para priístas insignes podrían ser algunas “colinas del perro”, o un conjunto de mausoleos estilo “negro Durazo”, cuentas en Suiza (remember Salinas) o algunos feudos como Atlacomulco en el Estado de México. Pero para los millones de familias que sobreviven día a día con lo que puedan trabajar para comer, esa cantidad es muy importante.

Si el gobierno decide invertir en lo que realmente redituará en fortalecimiento de inversiones, generando empleos que mas que depender de “temporadas altas” sirvan para transformar la pobre infraestructura del estado. Promoviendo no empresas que detenten contra los recursos naturales del ya vulnerado estado, sino buscando opciones reales de desarrollo autosustentable.

En fin, ellos nos endeudan. Lo que no queda claro es si vamos a ser beneficiados con el endeudamiento y lo que de eso resulte.

Para enfrentar la crisis de inseguridad la inversión debe ser tan fuerte como la citada arriba, pero para esta el dinero no bastaría, sería necesaria una fuerte suma de compromiso de parte del alcalde y del gobernador. Esto en tiempo de elecciones es como un sueño guajiro. Que el alcalde de extracción perredista colabore con el gobernador de cepa priísta, es casi imposible. En este caso los que terminan pagando las consecuencias son también los mismos ciudadanos en predial, licencias, permisos y demás rubros que dependan de la tesorería estatal y local. Se encarecen los trámites, habrá que cambiar placas de nuevo, con su respectivo pago, cambiar tarjeta de circulación, y todo lo que se acumule en el periodo de gobierno.

Terminamos como dice la canción tan popular en el norte y noroeste de la república. Pagando al rico lo que se debe más “seis pesos no se de que, pero todo esta en la cuenta” así dice la canción y así nos lo recetan cada que hay que apretarse el cinturón.

Se nos revienta el barzón, la yunta tiene que seguir andando. Ni hablar.

SURREALISMO MEXICANO

21/05/2009

Comparta esta nota:     Del.icio.us del.icio.us    Fresqui Fresqui    Menéame menéame    Technorati Technorati